Growth Hacking (Estrategia de Posicionamiento, es un término equivalente ampliamente utilizado en español dentro de la Mercadotecnia) es un conjunto de técnicas de mercadotecnia desarrolladas por las empresas de tecnología que utilizan la creatividad, el pensamiento analítico (que se realiza como parte del proceso del pensamiento crítico), así como las métricas web y de redes sociales para vender sus productos y ganar exposición.1 2 Se puede ver como parte del ecosistema de la mercadotecnia en línea (en redes), ya que en muchos casos los Growth Hackers, perfil con el que se designa a los Estrategas de Posicionamiento, son buenos en el uso de técnicas como la optimización de motores de búsqueda (conocido como SEO por las siglas en inglés de Search engine optimization también referido en español como Posicionamiento en buscadores), analíticas de sitios web, Publicidad en Internet y las pruebas A/B, que son tendencias consolidadas. Los Growth Hackers se centran en alternativas de bajo costo e innovadoras con respecto a la comercialización tradicional, es decir, utilizan los medios sociales y la mercadotecnia viral en lugar de la compra de publicidad a través de medios más tradicionales, como la radio, prensa y televisión.3 El Growth Hacking es particularmente importante para las nuevas empresas (conocidas como startups), ya que permite el lanzamiento de algo “básico” dando prioridad al crecimiento y dejando en segundo plano el presupuesto.4 5 Facebook, Twitter, LinkedIn, AirBnB, Dropbox, Spotify, Udemy y Youtube son compañías que utilizan con mayor o menor éxito las técnicas de estrategia de posicionamiento.